Matías va a un Soccer Camp por las mañanas. Podría llamarlo "colonia de verano", pero en mi mente está grabada a fuego la conexión entre colonia y…
Se supone que no me puede pasar nada nuevo en estos días, porque la semana que viene saldrá publicado el libro de las crónicas canadienses. Así que mi…
La arena en la playa de Wasaga es tan fina que, en seguida, te recubre con una capa y ni siquiera te das cuenta. Pero es gris. Suave y gris. El agua del…
Las rutas están sorprendentemente mejor que las calles de Toronto, en las que sacudo a mis hijos abruptamente cada vez que no veo un bache o me…
Al salir de Toronto, me encontré con un paisaje muy familiar. Quizás sea porque es verano y todo está vivo. No quedan rastros de la nieve ni del barro…
1
Fuimos a comer a un restaurante francés en Toronto. Servía muchos platos italianos. El mozo (o camarero, porque en España se ofenden si uno les dice…
A veces uno, sin querer, presencia algo triste. Algo verdaderamente triste o, quizás, solo un poco triste, pero que nos recuerda que sí existe el…
1
"Mami, hay una víbora que se está metiendo en un cochecito..." Eso me dijo Matías mientras estábamos de picnic en la playa, el sábado por la tarde. Dije…
En verano, Toronto vuelve a la vida. Parece mentira que hace unos pocos meses, estábamos apaleando nieve para salir por la puerta de entrada… Todo pasó…
Es la hora de la siesta, Daniel y yo jugamos, sentados en el piso. Él tiene un auto y quiere que yo "sea" un globo con el dibujo de un unicornio. Auto y…
Cuando me fui a vivir a Buenos Aires, el mundo era cruel. Quizás no tan cruel como es ahora pero, para mí, una jovencita pueblerina acostumbrada a…
Hoy 8:04 de la mañana, exactamente 4 minutos más tarde de la hora a la que debería salir de casa para llegar a tiempo a las escuelas de los chicos, con…