La diversidad cultural incorrecta

Sobre las ferias ambulantes de calidad regular que existen en todo el mundo. Y las calabazas.

Si esperaban que hiciéramos alguna actividad relacionada al Dia de la Raza, de la Hispanidad o de la identidad cultural correcta, se van a llevar una decepción.

Después de nuestro primer festejo de Thanksgiving, que fue un éxito (el pavo tardó 7 horas y media en cocinarse, pero valió cada minuto de espera para probar su deliciosidad), todavía nos quedaba el día feriado para hacer cosas. Además de comer las sobras. Así que, Mr. Alejo googleó actividades y fuimos a parar al Pumpkin Festival de Toronto (o festival de la calabaza).

A grandes rasgos, estuvo bien porque hicimos las dos cosas que teníamos en mente: llevar a los chicos a elegir una calabaza para tallar en Halloween y hacer algo relacionado a la fiesta de Thanksgiving.

Pero el festival en sí, resultó ser una feria ambulante de mediana calidad (tirando a baja, teniendo en cuenta que la última a la que fuimos fue la de los Jardines de Tullerías), con colas interminables para todo, desde juegos hasta puestos de comida, y además, con una entrada carísima: 24 dólares canadienses cada uno (las de París son gratis).

Lo bueno: se puede llegar en subte, comimos un corn dog (salchicha, recubierta de pan de maíz y frita) que estaba bastante bueno, y el Pumpkin Patch (la zona para elegir calabazas y sacarse fotos) es muy lindo, y las fotos quedan divinas.

Lo malo: muchísima gente, la entrada no te incluye absolutamente nada, todos los juegos son de pago y ni Mr. Alejo ni Matías ganaron ni un solo peluche.

Un gran día de calabazas.

A la noche, para no ser desheredada por tanta actividad extranjera, hice empanadas argentinas con tapas La Salteña.

Feliz día de la Diversidad Cultural!